No hay nada que temer// Respuestas a UCDM

Compartimos la pregunta que nos hicieron llegar y la respuesta.

Consultante:

Hola, estoy estudiando UCDM por mi cuenta e intento no ver videos sobre esto para que nadie me condicione. El caso es que me pasan cosas y no se si es que me estoy volviendo loca o es normal. Voy por las primeras lecciones, lo cogí con mucha fuerza, pero tuve que parar porque tenía muchas pesadillas y me dio por tener miedo a la oscuridad. Tenía que hacer un esfuerzo por levantarme de la cama por la noche si me daba sed. El caso es que después de esto, cuando duermo, escucho cosas en mi oído y esto me aterra, no se que dicen pero es como si alguien me hablara al oído mientras duermo y me despierto con el corazón desbocado. He tenido que dejar la lectura y ahora leo un poco y ya. ¿Me estoy volviendo loca?

Núria:

Hola, gracias por escribirnos y explicarnos tu experiencia.
Desde aquí enviarte un gran abrazo y decirte que nos llega tu fortaleza y deseo de paz. De ahí es de dónde sale esta pregunta y este compartir.

Entendemos que sientas miedo ante algo desconocido o que no sabes como interpretar. Explicarlo ya es parte de la curación.

Lo que te sucede es normal, parte de un proceso de conciencia, que en tu camino toma esta forma. En cada uno toma diferentes formas, pero el contenido subyacente es el mismo: miedo, culpa, confusión.

Tu mente es pura, es santa, es impecable, es armónica. Lo que ocurre es que hay una creencia activa entorno a la culpa, la separación, el dolor y eso ahora aparece para ser relevado y dejado. Dar un paso más.
Cuando tocamos con la Luz que somos, sale a la superficie todas las capas del ego. A veces puede tomar un matiz más estridente y más confuso, pero como bien dice el Curso no hay grados, y un pinchazo de dolor es lo mismo que un dolor aberrante. Los dos parten de la insubstancialidad del ego.

No nos estamos volviéndonos locos, sino despertando. Ir pasito a pasito, y ser amables con nosotros, es parte esencial. El ego se defiende y saca las artimañas para que frenemos y tengamos miedo a avanzar. Pero tenemos el Amor más infinito dentro, el Ayudante como le llama el Curso. Y no nos puede pasar nada realmente. El Espíritu Santo (llámale amor en tu mente, paz, tranquilidad Auténtica) te cobija y te acompaña. No estás sola. Dentro de ti tienes la serenidad, la Voz guía. Pídele ayuda, que te apoye en esta situación, que te muestre como mirar esto.
A veces en este proceso podemos necesitar de “una ayuda externa” que nos recuerde nuestra verdad interna más profunda. Que nos refleje al Espíritu Santo. Compartir, ver juntos que no pasa nada. Ayudarnos es parte natural de recordarnos que somos paz y estamos en Buenas Manos.

Desde aquí recibe un gran abrazo. Puedes preguntarnos lo que quieras, comentarnos lo que necesites.

María:

El propio Curso hace referencia a ello de este modo:
“Según se aproxime la luz te lanzarás a la oscuridad huyendo de la verdad, refugiándote algunas veces en cosas menos temibles, y otras, en el terror más absoluto.”

Y sigue así…

“Pero avanzarás, pues tu objetivo es pasar del miedo a la verdad. La meta que aceptaste es la meta del conocimiento, y esto lo demuestra tu buena voluntad. El miedo parece habitar en la oscuridad, y cuando tienes miedo es que has retrocedido. Unámonos inmediatamente en un instante de luz y eso será suficiente para recordarte que tu meta es la luz.
La verdad se lanzó a tu encuentro desde el momento en que la invocaste. Si supieras Quién camina a tu lado por la senda que has escogido, sería imposible que pudieses experimentar miedo.”

Te recomendamos leer el apartado del Curso al que pertenece y sentirlo con una mente abierta para avanzar en tu proceso, si así lo sientes.

Capítulo 18: III. Luz en el sueño